Este es el más grave de los problemas de conducta y la razón más común por la que los perros son entregados a centros de acogida o son objeto de eutanasia sin necesidad. Para muchos propietarios de perros, puede ser muy molesto y frustrante ver como el dulce perro rescatado o el adorable cachorro han pasado de ser graciosos y tiernos a convertirse en un monstruo violento y agresivo. ¡Qué manera de pagar todo el “amor” que le han dado!

Los perros no nacen agresivos, pero todos tienen la propensión a serlo, debido a las circunstancias y la educación. Se trata de una técnica de supervivencia y aprenden a usar la agresión en muy variadas situaciones dependiendo de la personalidad del perro para conseguir lo que quieren. La mayoría de las agresiones son resultado del miedo y son los perros tímidos, nerviosos o temerosos los que al final se sienten tan vulnerables, estresados, atrapados o acorralados que acaban cometiendo agresiones. Sólo hace falta que la agresión tenga efecto una o dos veces, para que el perro la utilice regularmente para “salvarse” a sí mismo de esa situación específica y se convierta en un hábito cuando estas circunstancias se presentan de nuevo. A veces un perro malinterpreta su posición en la manada humana/canina y hace uso de la agresión para tratar de mantener el orden, lo cual es muy molesto para la familia cuyo perro ahora se les está encarando.

Los problemas de agresión se observan principalmente en perros adultos y son poco frecuentes en cachorros jóvenes. Sea cual sea la edad o la causa, es importante tomar medidas rápidamente para transformar la conducta del perro en un comportamiento aceptable. Los cachorros intentan mordisquear durante el juego o por la dentición y, aunque esto debe ser desalentado desde una edad temprana, no suele ser de naturaleza agresiva.

Diferentes Tipos de Agresividad

  • Agresividad por Miedo
  • Agresividad por Dominancia
  • Agresividad Territorial
  • Agresividad Sexual
  • Agresividad Alimentaria
  • Agresividad de la Manada
  • Rivalidad entre Hermanos