Ladrido Molesto

El ladrido molesto sucede cuando un perro ladra a elementos que no suponen una amenaza para el dueño de la casa. Es posible que esté en el trabajo y no se dé cuenta de que hay un problema hasta que sus vecinos de repente se nieguen a hablar con usted, recibirá una carta de queja de las autoridades, una multa o incluso tendrá que dejar su casa o enviar a su perro a otro hogar. Un buen “perro guardián” es el que sabe el momento adecuado para advertirle del peligro, no uno que ladra a todo lo que se mueve. Básicamente, un perro feliz, contento y relajado no ladra a menos que haya algo serio a lo que ladrar o haya sido alentado a hacerlo desde el principio. Por lo tanto es importante descubrir las razones por las que su perro está ladrando.

Las razones más comunes para ladrar son:

  • Para llamar a la manada
  • Si se sienten inseguros
  • Excitación o frustración
  • Para advertir a posibles intrusos para que se marchen
  • La ausencia de alimentos de buena calidad
  • Si han sido alentados a hacerlo

Cuando se nos llama para ayudar con un problema de ladrido, nos enfocamos tratando la fuente del problema íntegramente, la causa POR LA QUE el perro está ladrando. No hay ningún beneficio si se aborda sólo el síntoma, así que con una investigación exhaustiva y cuidada de todas las circunstancias y los posibles “desencadenantes”, somos capaces de cambiar el comportamiento y rehabilitar completamente el ladrido utilizando nuestro método único de terapia del comportamiento Bark Busters.