Una comunicación simple y eficaz y un buen timing son esenciales para lograr las respuestas necesarias a una variedad de comandos a los que desea que su perro responda. Caminar junto (sin tirar de la correa), la llamada, sentado, tumbado y quieto son los comandos básicos que un buen propietario debe garantizar que su perro responda, para que la vida en el hogar y de paseo sea agradable y lo más importante, segura.

La labor de hacer que su perro entienda lo que se espera de él a veces se tensiona con malentendidos por ambas partes que conducen a la frustración del humano y la confusión del perro. La manera en que los perros se comunican entre sí es principalmente por el lenguaje corporal, concretamente, alrededor del 80% de la comunicación entre ellos se produce de esta forma. Como seres humanos, vemos las señales obvias, las orejas erguidas, el meneo de la cola, el pelo erizado, mostrar los dientes, la postura de juego, darse la vuelta mostrando sumisión, pero no distinguimos los más sutiles. Los perros están continuamente tratando de interpretar nuestros propios movimientos y señales con las manos, pero a menudo se confunden cuando no somos constantes con los signos que utilizamos durante el adiestramiento. Un leve movimiento de la mano unido a un comando gritado puede ejecutarse de manera diferente cada vez, dándonos la sensación de que el perro es estúpido o “selectivamente sordo” de manera voluntaria.

A menudo, nos encontramos con perros que parecen convencidos de que su nombre es una reprimenda, porque ha sido utilizado para tratar de corregir un comportamiento no deseado. Gritarle “¡TOBY!”, con voz enojada, después de haya cometido alguna falta menor, le hará más reacio a volver al propietario cuando la misma palabra sea usada para llamarle de lejos mientras juega con otro perro o mientras está percibiendo un olor encantador que proviene del bosque.

De esta manera algunos perros entienden de forma equivocada que la única atención que reciben es sólo como resultado de ser traviesos, pero a veces “alguna” atención es mejor que ninguna.

El adiestramiento en obediencia con comida puede ser muy eficaz, ya que algunos perros harán todo lo que les pidamos para conseguir alimento, pero ¿les “enseña” esto algo en realidad? Este tipo de concepto de adiestramiento se denomina como “cebo”, y logrará sus resultados a través de la codicia y no porque el perro “quiera” complacer a su propietario. Otros perros pueden sentirse demasiado estresados o no estar lo suficientemente interesados en la comida como para desear llevar a cabo lo que se le pide por la recompensa que se le ofrece. Por lo tanto los resultados del adiestramiento con comida pueden ser limitados, ya que no pueden enseñar al perro el deseo de estar con su dueño y responder a sus peticiones, a menos que se le soborne con alicientes. Y, ¿qué sucede cuando se agotan las golosinas…….?

Los perros son animales de manada y sus líderes lo controlan todo en la vida de éstas. Ellos nunca cederán alimentos a un subordinado a no ser que ya hayan comido suficiente. En lugar de utilizar un soborno, el líder de la manada canina genera respeto a través de una comunicación coherente, fiable y eficaz, proveyendo a los miembros de la manada de un fuerte liderazgo y un entendimiento de que ésta sobrevivirá en condiciones de seguridad.

Cómo Ser un Líder de Manada

Los perros nacen con una habilidad innata para leer e interpretar el lenguaje corporal y responder a sonidos sencillos. No pueden entender ninguna frase en el lenguaje humano o entrar en debates con nosotros, pero ¡¿cuántos de nosotros tenemos conversaciones con nuestros perros, haciéndoles preguntas sobre qué comprar para la cena, si otros miembros de la familia están en casa o cuándo es el mejor momento para salir de paseo?! ¿Cuántas veces les decimos cosas como “siéntate, siéntate ahora mismo, si no te sientas no vas a salir de paseo” y nos preguntamos por qué nuestro perro no parece saber qué hacer?

El sistema de comunicación de un perro es innato, y posteriormente es reforzado por la interacción temprana con su madre y sus hermanos o con otros compañeros caninos. A los perros les resulta fácil entender su manera canina de comunicarse, por lo que podemos conseguir unos resultados en el adiestramiento en obediencia mucho mejores y más rápidos, si nosotros los humanos nos tomamos el tiempo y la molestia de aprender su manera de comunicarse, mostrando y guiando a nuestros perros lo que esperamos de ellos. Enseñarles comandos simples de palabras y las señales del lenguaje corporal adecuadas, junto con una paciente y constante práctica en sesiones cortas, le dará los resultados que desea alcanzar.

Asegúrese siempre de que su perro disfruta con el “juego”, fortaleciendo así el vínculo, la lealtad y el placer de los que ambos disfrutarán en su mutua compañía. Sin entrenamiento en obediencia y confianza en que su perro responderá a unos comandos básicos sencillos, algunas situaciones cotidianas pueden ponerle a usted, a su perro o a otros en riesgo. Lograr una buena respuesta en la llamada, consiguiendo así detener a su perro mientras persigue a un conejo puede ser en algunas circunstancias un salvavidas. Bark Busters preparará un programa de adiestramiento a domicilio para que usted y su perro consigan hacer un trabajo mucho más llevadero durante el proceso de adiestramiento en obediencia, lo que le permitirá ver resultados en una fracción de tiempo mucho menor de lo que tardaría recibiendo clases grupales.

RECUERDE… ES PERFECTAMENTE POSIBLE PARA NOSOTROS PENSAR COMO UN PERRO, PERO TOTALMENTE IMPOSIBLE PARA UN PERRO PENSAR COMO UN HUMANO.