Educación de la Evacuación del Cachorro

Enseñar a su cachorro a ir al baño en el jardín o durante los paseos puede ser rápido y fácil si usted está atento, es previsor y vigila el lenguaje corporal que indica que ¡una posición en cuclillas es inminente! La educación debe comenzar tan pronto como reciba a su cachorro en casa, unas alfombras de adiestramiento o un periódico pueden ahorrar lavados de alfombras, pero pueden retrasar considerablemente el proceso de aprendizaje. Básicamente hay por lo menos seis ocasiones del día en que su cachorro necesita ir al baño. En estos momentos debe llevar a su perrito fuera a una zona de hierba o similar durante un máximo de 20 minutos y quedarse con él pero sin jugar, ya que le distraería del propósito para el que está ahí!

  • Por la mañana cuando se despierta
  • Después de una cabezadita durante el día
  • Después de comer
  • Después de jugar con agitación
  • Cuando llegues a casa después de estar un tiempo fuera
  • Justo antes de acostarse

Elija una frase para utilizarla como premio, en lugar de “muy bien” ya que ésta será utilizada en otras circunstancias en la casa y podría provocar que el cachorro ¡se ponga a hacer sus necesidades! Su cachorro cometerá errores, pero nunca le golpee ni le eche a gritos, sólo se pondrá ansioso, no entenderá la razón y tratará de esconderse para ir al baño. Límpielo con un producto que no esté basado en el amoniaco, hay muchos para elegir en las tiendas de animales, si hay cualquier olor persistente (no sólo para el olfato humano!) su cachorro pensará que puede seguir utilizando ese lugar. Las hembras a menudo lo entienden mucho más rápido que los machos, pero no debe llevarles mucho tiempo si se mantiene una rutina y le dá un montón de refuerzos vocales positivos. Su terapeuta de Bark Busters puede ofrecerle asesoramiento adicional y puede ayudarle a conseguir el control de esfínteres entre 2 y 3 semanas, así como proporcionar un valioso asesoramiento, la educación del cachorro en todos los aspectos y el desarrollo de una mascota adorable para la familia.

Readiestramiento de la Evacuación en un Perro Adulto

Algunos perros parecen no aprender a ir al baño en el lugar apropiado y sus problemas continúan en la edad adulta. Otros perros, especialmente los de acogida, pueden no haber tenido la oportunidad de aprender. También perros anteriormente entrenados pueden empezar a “marcar” nuevos muebles, una casa nueva o incluso ¡la cama de los dueños! Esta es la forma de un perro de crear un área “segura”, su forma de proteger a un miembro de la familia o una zona de alimentación, diciendo a cualquier otro perro que “¡este lugar está ocupado!” Después de descartar una razón física tras consultarlo con su veterinario, es importante que la causa sea investigada. A veces vinculado a la Ansiedad por Separación, ir al baño es desagradable y angustioso, y es importante no regañar, golpear o restregar la nariz de su perro encima del accidente, esto creará o aumentará la ansiedad.

Aun siendo más difícil de resolver que con un cachorro, una vez que la raíz de la causa haya sido descubierta y la adecuada educación puesta en marcha, los problemas de ir al baño en un perro adulto pueden ser resueltos en cuestión de semanas.